nous sommes un corps unique dans la lumière
índice
le rayon vert + zorn’s lemma

le rayon vert + zorn’s lemma

Otra vez en el tren. El viaje sigue siendo
el natural lugar
de este hombre que narra nuestra historia.
Los caminos y él
parecen ser lo mismo,

image

pero ahora le hacen punzante compañía
espinas muy clavadas
de los dolores viejos,
y los muchos amores dejados a la espalda
hácenle al corazón
el hueco de su ausencia,
que cosa alguna nunca
hacer plenos podría,

image

pues, al igual que hay luces
que dan oscuridades,
y formas de vestido
que desnudan ambientes,
también hay compañías que nos hacen
las soledad más sola,

image

pues hacen evidente en sumo grado
aquello que nos falta,
a la vez que la angustia de impotencia
de poder alcanzarlo.

image

¡Solo, solo, solo! El tren con sus bufidos.
Los humos de las altas chimeneas
se pierden en el aire.
¡Esa atmósfera gris de nuestra tierra,
que da tristeza al fondo de los montes!
La Asturias neblinosa de los ríos negros
el paso va dejando
a la rural Asturias de la pradera verde,
a la quieta figura de la vaca
pastando en la ladera,
al laurel siempre fresco
y a los robles frondosos,
el hórreo familiar
y los bueyes uncidos del camino,
los repajos cerrados por las murias de piedra,
los montes que amenazan en su altura
contender con el cielo,
el misterio del valle cercado de sí mismo…

image

Un invierno incipiente encierra el horizonte,
una cortina de agua
tamiza con la lluvia en los cristales
los contornos borrosos del paisaje.

image

Luego cesa el llover

image

y en un llano del tren vuelve el silencio.
Afuera, unas figuras a lo lejos quietas,
y tanto más fugaces
a la visión que quiere aprisionarlas
cuanto más cerca están de la ventana.
Adentro, una tristeza honda,
un llanto contenido,
un viaje sin conciencia
de su término claro,
un hombre solo y triste,
igual que una hoja muerta
llevada por el viento.

"Adiós, Gijón, adiós", José Luis García Rúa

fantasmagórica fricción

(esta noche he soñado tol rato con Rachel Weisz)

la coincidencia entre la figuración visual y el que yo diga tú al compartir afán y cuerpo: la imposible presencia del desvanecer infinito. un contemplar por la ceguera, palpar la carne que sucede. así es amar como fantasmas, mirar de lo mutable.

x marks the time by Euphoria Again on Grooveshark

image

la fantasmagoría se borda como el mismo contraste entre una piel y otra. al tiempo que la piel refracta sobre sí misma una infinitud de repeticiones, ecos de la textura propia como captura, congelando no sólo cada fragmento en la carne sino los tiempos de pertenencia. multiplicidad abrumadora un serse no sólo enfrentado al Otro sino en fractura de sí. espaciarse y devenir puesto que sólo se es pero no se permanece: serse fotograma.

así la piel se sabe imagen, así el amor no más que micronésima contingencia entre dinámica inaprehensible, un tiempo que nunca fue pero se es constantemente, una piel que se pixela absurda y aun así insiste e insiste en converger con otra espectral materia, dos ejes de coordenadas delirantes donde un contacto mínimo vertebra totalidad, el afán de congelar las porciones, de asesinar el cine, de capturar al amante.

image

black as my brain, cold as your heart 

white as my skin, tough as your hands

image

una pulsión que es rastro de melancolía dirigida a ningún tiempo, no más que aquel en el que miro y retengo la fracción –que se deshace ante mis ojos–, no más que en el que huelo y puedo soñar en presente por el tacto –ausente deslizar pero un estar–. y entonces por qué la desesperación la ansiedad el llanto, la voluntad de muerte como negación de esta certeza lacerante, infantilismo de no asumir que nuestros ojos son fantasmas, el dibujo de esta mujer de aparente necedad obcecada . pues quiero creer que no es éste su movimiento, el del disparate, sino al contrario, lucidez: la comprensión de nuestro contradecirnos (aquí ella me espejea el yo), de que el deseo último es en la agonía de su cuerpo, el salto al vacío total del que quisiera amar para quedarse, quisiera uniformar las visiones infinitas, quisiera percatar, aun sin la conciencia, una mínima estabilidad en el perenne temblor.

y tan siquiera es enajenado, puesto se es consciente de que el intento es simulacro, que nunca se ejecuta completa la danza cuando jugamos con las visiones, pues en agotar el movimiento la levedad se completa y permite continuar: incluso sonreímos y sólo queda el fuego –siempre prendido–, una calle que performa –la vida cotidiana–, pues las fracciones entre la espada y la pared (between the devil and the deep blue sea) son inagotables, impenetrables, y nunca la muerte verdadera si no es posible hincarme la estocada…

… puesto que nuestros ojos son los fantasmas

image

The Deep Blue Sea, Terence Davies (2011)

(Source: littleplasticthings)

This sad heart of mine and profuse light?
This din of life in the abyss of blight?

The glance in your eyes is my field
And with it my eyes are sealed

Before this I had no other image
Or I would not but you envisage

The pain of love is a dark pain
Going and demeaning oneself in vain

Learning against people with black sight
Defiling oneself with the filth of spite

Finding in caresses venom of wile
Finding villainy in friend’s smile

O how I crave to sprout
And my joy with sorrow shout

O how I wish to rise
And my eyes with tears baptize

This forlorn heart of mine and incense perfume?
The music of harp and lyre in a prayer room?

This void and these flights?
These songs and these silent nights?

Your glance is a wondrous lullaby
Cradling restless babes thereby

Your breath is a transcendental breeze
Washing off me tremors of unease

Finding in my morrows a place to sleep
Permeating my world deep and deep

In me the passion for poetry you inspire
Over my lays you cast instant fire

You kindled my passionate desire
Thus setting my poems afire.

[Fragmentos: Forough Farrokhad, “Love Song”]

#0

#0

#1

#1

#2

#2

#3

#3

#4

#4

serie III.a

los buenos bailes: Norman McLaren

THEME